Friday, 15 April 2011

El uso de traducciones automáticas

Acabo de leer un artículo sobre la traducción de patentes que recomiendo por la forma en la que está escrito y la claridad con la que aborda el tema. El autor, yo creo que relativista, da buenos consejos para el que pretende iniciarse en este arte y comenta algo sobre Google Translate y la traducción automática (TA) que me parece muy acertado.

«I am certain that the main result of machine translation in the field of patent translation will be that as more patents are identified with machine translation, more and more of them will eventually have to be translated by humans when a real translation is needed.»

Uno de mis clientes decidió hace tiempo no mandar más textos para traducir y pasarlos por una TA. Cuando lo descubrimos hubo gran revuelo y dónde va a parar hasta dónde hemos llegado. Pero lo cierto es que a la empresa no le falta razón. Bien es cierto que la forma de hacerlo es poco elegante, pues publican en su página la traducción de Google en lugar de sugerir amablemente su apertura en una pestaña nueva (ya no los puedo utilizar como referencia). Pero la verdad es que no necesitan una traducción estupenda y profesional, sólo necesitan que el señor que desee trabajar sobre esa patente se entere de qué va y ya solicitará en su momento el juez o quien le toque traducción una como es debido a un humano.

Lo cierto es que yo ya recomiendo la TA a varios clientes míos, sobre todo pequeñas empresas. La lógica detrás de esto reside en que yo sólo les traduzco lo que sea absolutamente necesario publicar o lo que necesiten enseñar a gente con la que no tienen confianza. De esta forma, si ahorran en lo prescindible tendrán más presupuesto para desarrollar su negocio, que por supuesto no es la traducción, y con suerte me seguirán necesitando cuando sigan aumentando su cartera de clientes.

Más del autor sobre el tema

¿Opiniones?

2 comments:

José Carlos Gil said...

¡Qué casualidad que yo también me hubiera leído el artículo de ese blog y de hecho lo comentara! El asunto de las TA es siempre un tanto peliagudo. Como traductor de patentes que soy, puedo decirte que la TA en las mismas ya era un hecho antes de que Google Translations saliera a la luz. Por eso en la entrada del blog le preguntaba al autor (sin contestación todavía), con sus añazos de experiencia en el campo, cuál era su opción personal cuando le ofrecían revisar patentes traducidas por TA.

Las patentes suponen un gasto increíble dentro de Europa porque, hasta ahora, se tenían que traducir a los idiomas de los países en los que se quería que la patente fuera válida; de ahí que los intentos de la industria de intentar generar TA de calidad lleve ya sus años. Y es una amenaza que los traductores de patentes llevan temiendo desde hace tiempo y tristemente (para el traductor) las traducciones automatizadas con oficialidad ya son un hecho.

Pero realmente para los traductores nativos que no traducimos al inglés, francés o alemán, la gran amenaza ha venido de Bruselas, desde donde hace unos días han presentado el borrador de la nueva "patente europea". Para ahorrar en gastos, las patentes solamente se harán oficialmente en esos tres idiomas. España e Italia se han negado por obvio trato discriminatorio y si se ponen chulas (eso esperemos) no formarían parte del programa... a ver que sale de ahí...

http://www.euroxpress.es/index.php/News/2011/4/13/La_patente_unica_europea_avanza_sin_Espana/

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Bruselas/presenta/plan/patente/unica/europea/deja/fuera/espanol/elpepuint/20110413elpepuint_21/Tes

Antonio said...

Si que es casualidad, cagando ladrillos me has dejado de la sorpresa.
Todo el lío este con el cliente y la TA surgió a partir de una traducción sobre el procedimiento de cooperación forzada para evitar el bloqueo de España e Italia a la patente europea y otra posterior de colaboración de la oficina de patentes con Google http://www.epo.org/news-issues/news/2010/20101130.html

La verdad es que es un dolor para el gremio quedarse fuera de ese pastelazo. Yo hago pocas patentes pero estoy viendo que los colegas alemanes e ingleses se están frotando las manos. No sé hasta donde podrán arrimar el ascua realmente porque supongo que todas estas traducciones las ofertará la EPO al mejor postor como llevan sacándolas desde hace años todas las DG y por lo que antes se pagaba 16 ahora pagarán 8 (por no decir menos).

Por otro lado yo estoy completamente a favor de la utilización de máquinas para traducir textos en los que no haya mostrado nadie interés, o que no se publiquen (o para clase de traducción inversa). Eso sí, cuando me dicen que revise a una máquina lo paso fatal y casi que prefiero empezar de nuevo (con el método que apunta Steve Vitek incluso mejor).